ISSN 2660-9037
MUSEO ARQUEOLOGICO ANTONIE VAN DER MARK
Tesmonio del poblamiento temprano de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo.
Arquitecto Pedro Romero Ramos*
Academia Historia Estado Zulia
RESUMEN
La presente reseña describe la constución del Museo Arqueológico Antonie Van
Der Mark, emplazado originalmente en el campamento de la empresa Shell de
Venezuela en la población de Lagunillas en la Costa Oriental del Lago de Mara-
caibo, hasta su traslado al primigenio campo petrolero del Cerro La Estrella en
la población de Mene Grande del estado Zulia. Se reeren los principales yaci-
mientos arqueológicos de la cuenca del Lago de Maracaibo, en especial los loca-
lizados en su costa oriental, por integrar las principales piezas arqueológicas bajo
la custodia y conservación del Museo. Igualmente, se destacan los valores del
paisaje cultural de su actual emplazamiento, espacio génesis de la tradición pe-
trolera venezolana. Parendo de las orientaciones adelantadas por los actuales
gestores del Museo, se presentan sugerencias para su puesta en valor, basadas
en los atracvos culturales y naturales asociados a su nueva localización. Como
alternavas de sostenibilidad, se destacan las asociaciones instucionales con-
certadas, así como la parcipación de la comunidad compromeda con la misión
del Museo, junto al reconocimiento ocial de su reciente integración a la Red
Nacional de Museos.
Palabras claves: Museo Antonie Van Der Mark, arqueología, petróleo,
patrimonio.
ABSTRACT
This review describes the constuon of the Antonie Van Der Mark Archaeolo-
gical Museum, originally located in the Shell of Venezuela company camp in the
town of Lagunillas on the eastern coast of Lake Maracaibo, unl its transfer to the
original Cerro La Estrella oil eld. in the town of Mene Grande - Zulia state. The
main archaeological sites of the Lake Maracaibo basin are referred to, especially
those located on its eastern coast, because they integrate the main archaeolo-
gical pieces under the custody and conservaon of the Museum. Likewise, the
values of the cultural landscape of its current locaon, the genesis space of the
Venezuelan oil tradion, stand out. Based on the guidelines provided by the cu-
rrent managers of the Museum, suggesons are presented for its enhancement,
based on the cultural and natural aracons associated with its new locaon. As
sustainability alternaves, the instuonal associaons established stand out, as
well as the parcipaon of the community commied to the Museum’s mission,
together with the ocial recognion of its recent integraon into the Naonal
Museum Network.
Keywords: Antonie Van Der Mark Museum, archeology, oil, heritage.
* Profesor Titular Eméritus de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia. Depar-
tamento Humanísco. Individuo de Numero Academia de la Historia del estado Zulia. ORCID: hps://
orcid.org/0000-0003-4490-993X . Mail pedromero@gmail.com.
R e c i b i d o :
Aceptado:
REVISTA CLÍO, VOL. 1, NÚM. 1, Enero-Junio 2021
96
Pedro Romero Ramos
Reseña de arte: museo arqueologico Antonie... PP: 95-104
ISSN 2660-9037
A MANERA DE INTRODUCCIÓN
Aproximarnos al Museo Arqueológico Antonie Van Der Mark, es una opor-
tunidad para el reconocimiento y valoración del poblamiento temprano de la
cuenca del lago de Maracaibo, así como de la tradición petrolera que marca su
historia presente. Guarda en sus espacios importantes tesmonios arqueológi-
cos, referentes naturales y culturales de la región, al empo de coexisr en el
escenario primigenio de la gesta petrolera. Nos permite además conocer y valo-
rar el legado cultural de su creador, el ingeniero holandés Antonie Van Der Mark,
quién asumió como propia la historia y región que le convocó a la aventura del
oro negro. Así mismo, nos invita a conocer y parcipar de las orientaciones de la
Fundación privada que ha asumido el reto de actualizar y proyectar su misión, a
parr de su reciente inclusión dentro del Sistema Nacional de Museos de Vene-
zuela.
CUENCA DE MATICES
La ubicación intertropical caracteriza al territorio venezolano, el cual se ex-
ende desde las costas caribeñas hasta las selvas amazónicas al sur del Orinoco.
La cordillera andina en su extremo norte, alcanza el territorio nacional derivando
en la Sierra de Perijá y la cordillera de la costa, conformado entre ambas eleva-
ciones la depresión del lago de Maracaibo. Singular espacio geográco, cuyas
variaciones ambientales han jugado un papel determinante en la caracterización
del poblamiento temprano de la cuenca. Desde los áridos paisajes de la penínsu-
la goajira, el interior de la cuenca va ganando humedad en la medida del tránsito
de los vientos alisios del Noreste sobre la supercie lacustre, hasta crear en su
contacto con el pie de monte andino el verde paisaje de selvas, ciénagas y hume-
dales del sur del lago. Desde el borde occidental, la Sierra de Perijá desciende a
su pie de monte hasta alcanzar las zonas bajas de la costa. Su borde oriental se
caracteriza por un paisaje predominantemente llano. Abundantes caños y ríos
de la cuenca tributan su caudal al espejo lacustre, tejiendo sobre el privilegiado
paisaje la red de aguas que ha facilitado desde siempre la presencia y encuentro
de sus pobladores.
POBLAMIENTO TEMPRANO
La arqueología como tesmonio.
En el territorio ocupado por la actual Venezuela, los primeros pobladores
basaban su acvidad de sustento en la cacería de los grandes mamíferos cua-
ternarios, como se evidencia en los complejos paleoindios estudiados por José
María Cruxent. Tal es el caso de los sios arqueológicos de El Jobo y Taima Taima,
en el estado Falcon, próximos a la cuenca del lago. Pobladores territorialmente
dependientes del desplazamiento natural de su base alimentaria. Fueron justa-
mente las exploraciones y estudios geológicos y paleontológicos adelantados por
el geólogo Royo y Gómez, entre otros, durante el escrunio de los yacimientos
petrolíferos, los que contribuyeron a evidenciar los tesmonios de la presencia
humana temprana en estos ambientes del cuaternario. En Maracaibo, Cruxent
reporta el hallazgo de puntas lícas en la formación El Manzanillo, fabricación
asociada a los talleres lícos de Falcón, pero sin evidencias de restos de fauna
cuaternaria. Por su parte, el programa de arqueología del rescate, adelantado en
la década de los 80 por CORPOZULIA en la micro Región Guasare–Socuy, eviden-
ció la presencia de restos paleontológicos de fauna cuaternaria, no asociados en
este sio a tesmonios culturales.
ISSN 2660-9037
ISSN 2660-9037
REVISTA CLÍO, VOL. 1, NÚM. 1, Enero-Junio 2021
97
Pedro Romero Ramos
Reseña de arte: museo arqueologico Antonie... PP: 95-104
Los cambios climácos derivados desde la úlma glaciación, provocaron va-
riaciones ecológicas que afectaron radicalmente el sustento Paleoindio. Surgie-
ron seguidamente las respuestas culturales de adaptación a las nuevas condi-
ciones ambientales. Las cuencas naturales de los lagos de Maracaibo y Valencia,
junto a la cuenca del Orinoco y los ambientes andinos, favorecieron las pobla-
ciones sedentarias mesoindias y neoindias (Cruxent, 1958), de base agrícola, las
cuales avanzarán hasta la época del contacto o indohispana.
Tesmonios tangibles de estas culturas ancestrales, lo constuyen los varia-
dos yacimientos arqueológicos, sios de habitación, funerarios, concheros y es-
taciones de petroglifos localizados en la cuenca del lago de Maracaibo. Destacan
los emblemácos yacimientos de la Pia en la Goajira, explorados por Miguel
Acosta Saignes. Caño Zancudo en el sur del lago, Mario Sanoja e Iraida Vargas.
Rancho Peludo, José María Cruxent junto al programa de arqueología de rescate
de Corpozulia en la micro región Guasare Socuy. La Sierra de Perijá, explorada
en las inmediaciones de la ciudad de Machiques por los hermanos Maristas del
Colegio San Pablo y Franco Manzo. Más recientemente los sios de El Esfuerzo y
La Mesa, 2002 -2004, en los municipios Cabimas y Santa Rita, excavados por Lino
Meneses y Gladys Gordones. Los tesmonios de los sios de Lagunillas y Bacha-
quero en la costa oriental del lago, componen la base principal de la colección
arqueológica atesorada durante casi cinco décadas, gracias al esfuerzo sostenido
por el Museo Antonie Van Der Mark.
ANTONIE VAN DER MARK ROSEMOND
Costa Oriental del lago
El hecho petrolero marca el siglo XX y el inicio de la modernidad venezolana
a parr del hito representado por el Pozo Zumaque, completado con éxito el 15
de abril de 1914, a una profundidad de 443 pies y una producción de 200 b/d
(Arnold, 2008), posicionando al país en el mapamundi de las mayores reservas
petroleras. El impacto demográco del petróleo trasformó a un país de arraigo
rural, solo un 18% de población urbana (Negrón, 2001), al converrse durante el
transito del siglo petrolero en uno de los mayores países urbanizados del con-
nente. Los movimientos migratorios internos, acvados por los asentamientos
Ilustración 1: Antonie Van Der Mark, Museo AVDM.
Lagunillas. Foto Pedro Romero, 2010
REVISTA CLÍO, VOL. 1, NÚM. 1, Enero-Junio 2021
98
Pedro Romero Ramos
Reseña de arte: museo arqueologico Antonie... PP: 95-104
ISSN 2660-9037
petroleros en su demanda de fuerza laboral, llevó al crecimiento de los centros
urbanos existentes y a la creación de los nuevos campamentos y colonias por las
concesionarias extranjeras. La población de Lagunillas en la costa oriental del
lago, asciende así en el rango de ciudades nacionales desde la posición 24 a la 14,
en solo tres décadas, (Negrón, 2001). Por su parte, los cuadros gerenciales y téc-
nicos se integraron desde los países de origen de las concesionarias. Es así como
el ingeniero mecánico de origen holandés, Antonie Van Der Mark (1926 - 2014),
arriba a Venezuela en la década del sesenta, estableciéndose en la población de
Lagunillas del estado Zulia como personal contratado por Shell de Venezuela,
permaneciendo en la industria petrolera hasta su jubilación en la ya nacionaliza-
da empresa MARAVEN.
Además de su expercia ingenieril por la cual fue convocado, Van Der Mark
trae en su equipaje el bagaje de su formación y pasión por la antropología. Al
efecto, el Diccionario General del Zulia reere ampliamente sus credenciales
como Miembro del Instuto Real de Antropología de Gran Bretaña e Irlanda,
de la Asociación Americana de Antropología y Arqueología de la Sociedad de
Museos Británicos, destacando su parcipación en excavaciones en Indonesia,
Palesna, Turquía, Israel, Líbano, Siria, Egipto, Grecia, Italia e Inglaterra (Hernán-
dez y Parra, 1999: 2241).
PETRÓLEO Y ARQUEOLOGIA.
Encuentro de dos empos.
Durante las labores de exploración y explotación de recursos mineros, ha sido
relavamente frecuente la localización de evidencias paleontológicas, informa-
ción de interés para la prospección petrolera. El barrido exploratorio de las ex-
tensas áreas bajo concesión, puso en evidencia frecuentes yacimientos arqueo-
lógicos los cuales, si bien no orientaban la prospección del crudo, van a despertar
el interés cultural y la conducción de estudios especializados. Son numerosas las
referencias a la arqueología venezolana recogidas en las publicaciones instu-
cionales de las empresas petroleras. La revista Farol nos abre el Museo Uyapari
en su arculo “Barrancas: 2.900 años de historias”, para mostrar los tesmonios
arqueológicos de las culturas del Orinoco (1990:6). También en Farol, Patrick
Gallagher presenta el yacimiento de La Pia, localizado en la península de la Goa-
jira, al norte de la población de Sinamaica (Gallagher, 1962: 6) sio referido por
Miguel Acosta Saignes, uno de los precursores de la arqueología y antropología
venezolana. En la revista Tópicos, El Pasado Precolombino de los Roques, nos
reere el resultado de la interpretación arqueológica de excavaciones en éste ar-
chipiélago, historia construida por los pobladores de erra rme que colonizaron
las islas inmediatas a las costas venezolanas (Antczak y Antczak, 1986: 18-25).
Ilustración 2: Venus de Lagunillas. Foto-
graa: Pedro Romero. Colección: Barbara
Ribas